Las melodías del violinista que incomodaron a las dictaduras bolivianas.

Lucho Aldana el educador, intérprete, folclorista y violinista tarijeño sigue tocando su violín como lo hacía en Los Montoneros de Méndez.

IPor: Roxana Jiménez. El Día.


Su casa siempre fue "visitada" por los agentes de inteligencia del gobierno de turno. Eran las décadas de los 60, 70 y 80. Hugo Banzer, Luis García Meza y René Barrientos calculaban que las melodías de su violín podían acabar con sus dictaduras. "Fueron tiempos difíciles, estuve preso muchas veces", cuenta don Luis Aldana, folclorista y educador boliviano.  En su casa recibe desde visitas personales hasta llamadas por teléfono. En ellas habla de todo, hasta cuenta chistes, casi siempre picantes y por supuesto no faltan las cuecas, coplas y chacareras.  La primera vez que agarró un violín fue a sus seis años. En ese momento de su vida ni lo imaginaba pero ese instrumento y su carácter cuestionador lo llevarían a fundar Los Montoneros de Méndez, en el que compartió escenario junto a Nilo Soruro y  Hugo Monzón, dos grandes compositores bolivianos.

Represiones e interpretaciones. Las medidas de represión que se tomaron en su contra, no impidieron que este alegre músico este año celebre sus 88 años y poder testificar que "devolvió la identidad cultural a Tarija".  "Cuando creamos Los Montoneros de Méndez dijimos que queríamos destacar el folclore puro y cantar canciones de protesta", cuenta con su voz ronca y firme este personaje, que prefiere no llamarse compositor. "Le informo yo no puedo calificarme como compositor, soy intérprete, tengo algunas piezas escritas pero son poquitas. En cambio Nilo Soruco y Hugo Monzón tienen cancioneros llenitos, esos si son compositores, yo no", dice modestamente. El violín fue su arma de lucha muchos años y  tiene “un poder de subyugar bárbaro”, aseguraba en una anterior entrevista a un periódico local de su pueblo.  Con su grupo viajo a varios paises y también fue el motivo para que cada vez fuese arrestado.

En una gira por Camiri cantaron “La guerrillera”, antes explicaron que hablaban de la época de la independencia, pero igual, al día siguiente fueron detenidos.

"En ese lugar estaba también Regis Debray, el francés que colaboró con la guerrilla del Che. Allí nos han tratado bien, nos han invitado empanadas y cervecitas, nos han hablado mal de Debray y nos prohibieron cantar la guerrillera”, recuerda el músico, que hoy debe estar en el patio de casa disfrutando del primer día del carnaval. Un fiesta que festeja y lo sabemos porque es comprade de Aranjuez. "Don Lucho es una leyenda viva. Tarija lo quiere y lo respeta mucho. Para nosotros es un honor que sea compadre de Aranjuez", manifiestan desde la marca de vinos.   Se siente pleno y es amado. Hay días que por la edad para don Luchito es difícil salir a caminar, pero eso no es razón para abandonar su instrumento y salir a pasear, siempre acompañado de un ser querido, una de ellas su nieta Lucia Ruíz Aldana. "Vivo con mis abuelitos desde muy pequeña, más que una nieta, me siento una hija,  mí papi, es un hombre muy cariñoso con todas sus nietas, siempre me apoyó y me apoya en todos mis emprendimientos,  me aconseja y lo más importante, me enseñó que siempre debo luchar y defender mi forma de pensar sin tener miedo a nada ni a nadie", cuenta ella, que no puede evitar un tono muy tierno cuando habla de su "papi", como ella le dice. Por ella también sabemos que don Lucho estuvo ligado siempre con su infancia. "Los más lindos momentos que viví junto a él fueron en Caraparí, cuando me llevó a conocer dónde  vivió su niñez. Visitamos a sus padres en el cementerio, conocí la casita de su hermana, la tía Vicenta, cuando aún estaba con vida", señaló. La admiración y el cariño que don Lucho genera tiene muchos tentáculos. "Es un señor con todas las letras, admirado , respetado por propios y ajenos, de un trato amable, pausado, que entre líneas de su léxico siempre se destaca el buen humor y simpatía, quizás a manera de romper el hielo o amenizar una conversación, será también porque como él dice, está   agradecido  a la vida; los que tenemos la suerte de conocerlo en el calor de su hogar, siempre remarca y reitera que toda la felicidad está allí, en su familia",  cuenta Jorge Navarro Ortiz. A este joven músico tarijeño don Lucho le dio "ese empujoncito" para subir al escenario y lo animó a seguir. "Te contagia esa energía positiva, que es lo que transmite una persona plena feliz agradecido de la vida, y a mi entender esto no se compra ni se vende", concluyó agradecido.

Una vida de angustia y canciones.

Entre canciones y la lucha, muchas lunas de angustia tuvo que pasar Yolanda Rojas, la esposa del músico.

Ella era la encargada de reunir a las mujeres para evitar que desaparezcan a su esposo.  "Es su compañera de toda la vida, sin ella nada habría sido posible", coinciden los allegados de la familia. Mientras ella se afligía, las cuecas y chacareras, no dejaban de soñar, así como las canciones de protesta. Doña Yolanda se convirtió en madre Luis, Lourdes, Yolanda, Yehudi y Horacio, quienes hasta ahora acompañan y le dan alegrías al músico. "Me siento muy feliz, agradecido, porque tengo una vida muy linda junto a mi familia y a mi pueblo, todos me quieren, algo habré hecho bien", confiesa en la entrevista con El Día.

Los Montoneros de Méndez y la docencia marcaron su vida. El grupo de música folclórica chapaca boliviana fue fundado por él en 1967 junto a Hugo Monzón,  Vicente Mealla (sapo), Florinda Aparicio y Siscar Galvez.

El grupo inicialmente se llamaba “Los Arrieros”, luego cambió a “Los Montoneros de Méndez”, posteriormente invitaron a Nilo Soruco para que forme parte del grupo. Desde sus inicios el grupo se propuso interpretar temas del acervo popular tarijeño, convirtiéndose en uno de los primeros en grabar la cueca y tonadas chapacas, acompañadas de cajas, erkes y cañas. Según el biografista René Aguilera Fierro, don Luchito realizó una gira artística por Moscú, Ucrania, Lituania, Letonia, Francia y España. En 1991 el conjunto se presenta en Madrid, al año siguiente, acompaña a Enriqueta Ulloa en sus actuaciones que realiza en Sevilla-españa. Compartió con músicos y grupos musicales de diversas partes del mundo en el Encuentro Continental de la Pluralidad, realizado en México. Ha grabado infinidad de discos, CDs y DVs, asimismo, grabó varios spots televisivos, tanto solo como con Mary Tárraga, expresando poesía costumbrista. Luis Aldana es autor de los temas musicales: "El Gato Picarón"(Gato), "La Flor Linda", "La Mamoreña" y "La Panta Gómez" (cueca), "La Muerte del Pichiludo" y la Chacarera "Pa’ Yalo Cuellar".

También actuó en la película "Amargo Mar" en el papel de Coronel Rufino Carrasco. Enseñar, su otra pasión, lo llevo a ser docente de la Escuela Municipal de Música Regional de Tarija, desde su fundación hasta 1993. Amigo del poeta Oscar Alfaro fue creador de la Escuela de Música Folclórica de Carapari y del Festival Guaraní de Cañada Ancha. El profesor rural escribió "Alegría en la escuela" (cancionero de rondas); "Mi Caraparí"; "Secretos de Lucuano" y "Conozcamos Caraparí". Fue Director Nacional de Educación Inicial del Ministerio de Educación de Bolivia; Director en Salinas y Tariquía, catedrático en Canasmoro y profesor en Sanandita, Pampa Redonda, La Cueva y otros lugares. Colaboró en la construcción de la Casa de la Cultura de Caraparí, apuntan en el libro "Vidas Luminosas" de Aguilera Fierro.

Subscríbete a nuestra Newsletter

  • White Facebook Icon

Contacto: fguglielmi@in-bolivia.com

© 2019 INBOLIVIA SRL