La película brasilera "Albertina" cuenta con la colaboración de un boliviano

El largometraje brasilero “Albertina” contó con la presencia del realizador Gabriel Sanchez, el proceso de montaje del filme fue en Bolivia.

IPor: InBolivia

El primero de la izquierda es Gabriel Sanchez junto al equipo de producción.

A inicios del presente año se grabó en Brasil el largometraje “Albertina” basada en el libro “Del Martirio a la Canonización” del autor Albi Israel da Silveira que cuenta la vida de la Beata. Se espera que este material contribuya al proceso de Canonização de la Beata en el Vaticano. Asimismo parte de la recaudación del Streaming del filme será destinado a su causa de Canonización de la Beata Albertina Berkenbrock.

Debido a la pandemia mundial que se atraviesa, el cine ha visto la necesidad de reinventarse y adaptarse a las nuevas formas de vida. El estreno de la película al igual que otras grandes producciones cinematográficas de Hollywood, estará disponible vía streaming el 11 de junio, día de Corpus Christis. Los usuarios podrán adquirir sus entradas para ver desde la comodidad de sus hogares.

Producción con integración comunitaria.

Una de las particularidades del largometraje, es el proceso de realización tanto técnico como de captación de recursos para la grabación. La participación de la comunidad en cada etapa de ejecución fue muy importante. La metodología utilizada es “La Estética de la Sopa de Piedra” de la compañía de cine Boanovafilms que rompe con los esquemas de financiamiento.

El nombre de este método se debe a una historia milenaria. Se cuenta que un hombre estaba cocinando una sopa de piedra al percatarse de esto, varias personas decidieron contribuir con otros alimentos. Al final todos pudieron compartir una refacción completa. Esta analogía se utiliza en la forma de producir cine.

En una primera etapa participa toda la comunidad en un proceso pedagógico de preparación cinematográfica.

Esto da paso a los participantes para poder formar parte del equipo técnico, de producción y participación actoral. Aquellos que tienen un papel actoral, son capacitados con La Técnica De Meisner de Repetición utilizada en Hollywood y poco conocida en América del Sur.

La eliminación de costos de producción es mediante el intercambio publicitario con empresas locales apoyadoras. Esta característica democratizadora del séptimo arte rompe paradigmas de producción cinematográfica y es destacada en America Latina como cine de proceso. “Con este perfil de edificación social, Boanovafilms representa una generación de cineastas que de forma independiente resisten y revolucionan el cine latino americano en la praxis” aseguró el director de la película Albertina Luiz Fernando F. Machado.

Al mismo tiempo se cuenta con profesionales premiados que trabajaron en grandes producciones. Es el caso del cineasta brasilero Luiz Fernando F. Machado que fue galardonado en el Festival de Cine de Autor de Lugo en España, Star Doc en Los Angeles, Budafest en Hungría y en Florianopolis en el Audiovisual Mercosur de Brasil. También se contó con la participación de los loables cineastas catarinences como el director de fotografía Marx Varmelatti y el guionista Chico Caprario.

El cochabambino Gabriel Sanchez Villazon fue parte del equipo desde el inicio del proyecto. Participó como profesor en las primeras etapas del proyecto, fue director de fotografía en las grabaciones, asistente de montaje y es el colorista en la fase de finalización. La compañía Boanovafilms montó sus laboratorios de finalización en Samaipata desde marzo. El boliviano fue una de las partes fundamentales de este ambicioso proyecto.

Las grabaciones

Es un largometraje de época que representa escenarios de la década del 20 y 30. El trabajo de desarrollo de proyectos de arte tiene un presupuesto de un promedio de 1.5 millones de dólares. Al ser realizado por la metodología de la Estética de la Sopa de Piedra con la fuerza popular, el apoyo de empresas, industrias y de la Prefectura Municipal de Imarui en la colaboración logística en el transporte de actores y hospedaje para el equipo técnico. Esta sinergia de la localidad posibilitó la realización de la película.

En total estuvieron involucradas alrededor de 2000 personas en las diferentes etapas de elaboración.

Sanchez comentó que al ser una película ambientada en la década de los años 1920 varios de los objetos de la época fueron prestados por las personas de la localidad e incluso por familiares de Albertina.

El prometedor cineasta boliviano resalta que las imágenes fueron muy trabajadas para tener un lindo contraste entre el blanco y negro valorizando las luces naturales del escenario de la época “debo destacar que la fotografía es sin duda espectacular sigo maravillado del trabajo que se logró”.

“El cariño y la predisposición de las personas para colaborar en el filme fue muy gratificante. Varias personas decían que después de esta experiencia su forma de ver películas cambió… ahora están atentas a todos los detalles” argumentó Sanchez, quien espera en un futuro poder realizar una película en Bolivia bajo la perspectiva de integración comunitaria cinematográfica utilizando la metodología brasilera de la estética de la sopa de piedra.


Subscríbete a nuestra Newsletter

  • White Facebook Icon

Contacto: fguglielmi@in-bolivia.com

© 2019 INBOLIVIA SRL