El origen de las "Alasitas" se remonta a rituales prehispánicos

Los rituales con miniaturas de civilizaciones como la de los incas y tiwanacotas podrían ser el origen de la Alasita, según algunos estudios arqueológicos.

|Por: Edwin Conde Villarreal. El Día.



Los rituales de los habitantes de las primeras culturas del lago Titicaca, al igual que los tiwanacotas y después los incas que utilizaron piezas de escasos centímetros de tamaño, pueden estar relacionados con el origen de la Alasita, la celebración tradicional que también incluye una infinidad de miniaturas que simbolizan el bienestar de las personas. “No podemos afirmar que había una feria como la Alasita, pero el ritual de ofrenda a las deidades andinas, se puede asemejar con la actualidad, porque las pequeñas representaciones adquiridas por las personas también son ofrendadas en diversos rituales, pero al Ekeko (el dios de la abundancia)”, informó el arqueólogo boliviano David Trigo.

El experto, que fue responsable del Museo Nacional de Arqueología (Munarq), aseveró que entre las colecciones existen varias piezas arqueológicas de tres a cinco centímetros de tamaño, y que “son réplicas casi perfectas con el mismo patrón de iconografía, la misma forma y los colores de los grandes objetos originales”. 

Utensilios en miniatura

Se identificaron utensilios o herramientas provenientes del periodo Inca (1450 d.C.-1532 d.C.), además de aríbalos o vasijas e ídolos antropomorfos con vestimenta desarrollada de pocos centímetros de tamaño, que fueron ofrendados a las deidades incas, agregó.

Trigo señaló que antes, en la cultura Tiwanaku (200 d.C.-1150 d.C.), “el uso de esta clase de objetos se ha remitido a su ofrecimiento en grandes ceremonias como la que se registró en la isla Pariti del lago Titicaca, incluyendo representaciones miniatura de casas, también ofrendadas”.

Respecto a la relación que tienen los pequeños objetos con el ritual prehispánico, Trigo detalló que estos se insertan en el contexto de haber formado parte de las ceremonias de los tiwanacotas y de los incas. Ejemplificó el hallazgo de piezas arqueológicas de escaso tamaño en el templo de Puma Punku en el centro ceremonial de Tiwanaku, distante a 71 kilómetros de la ciudad de La Paz.

“Las culturas que existieron entre el tiempo del esplendor de Tiwanaku y su posterior caída, como los Mollo (700 d.C.-1300 d.C.) muestran el uso de minúsculas representaciones. El caso previo al incario con los denominados Señoríos Aymaras (1150 d.C.-1450 d.C.) y los diferentes grupos del altiplano como Pacajes o Lupacas, o de los valles, también muestran el uso ritual de pequeños objetos arqueológicos”, destacó.

Según la Unesco “Los recorridos rituales en la ciudad de La Paz durante la Alasita” forman parte de la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde el 2017. “Al medio día del 24 de enero cada familia o individuo define su recorrido ritual siguiendo sus propias preferencias y efectuando numerosos actos rituales. La gente recorre diversos espacios urbanos buscando las miniaturas de la buena fortuna a fin que los deseos que éstas representan se materialicen en el futuro”, se menciona en la documentación que sustentó el nombramiento.

En los documentos oficiales presentados al organismo internacional se destaca que, “Los actos ceremoniales comienzan con la identificación, la selección, y la adquisición de los minúsculos objetos, pues es el momento propicio (el medio día de cada 24 de enero) para hacerlas consagrar por los diferentes ritualistas andinos o bien hacerlas bendecir en la iglesia católica”.

Deseos de paz y unidad

Paz y unidad están entre los deseos y sueños que los bolivianos esperan hacer realidad en la fiesta de la Alasita, en la que se celebra al Ekeko o dios de la abundancia, representado por un hombre gordo y de baja estatura que carga bienes y alimentos.

Estos anhelos llegan después de una crisis política y social que se desató en Bolivia tras las fallidas elecciones del 20 de octubre. "Yo esta vez pido paz y unidad y que no nos falte alimentos", dijo Mireya Flores, una estudiante de 34 años. Según las tradiciones, el Ekeko cumple deseos, por lo que cada 24 de enero muchas personas llegan hasta él con objetos en miniatura que replican lo que quisieran conseguir con su favor.

Entre las novedades esta vez, se vieron gallos con anillos en el pico y un collar de dinero, que son para las jóvenes solteras y que buscan novio o contraer matrimonio.

En La Paz, la Feria de la Alasita fusiona las creencias locales con la devoción al catolicismo. Mario y Lucía, por ejemplo, no sólo llevaron a bendecir sus miniaturas con brujos andinos -conocidos como "amautas"-, sino también a una iglesia católica. 

La Alasita es una fiesta de origen indígena que fue reconocida por la Unesco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad."Alasita", una palabra aymara que significa "cómprame", concentra a más 5,000 comerciantes, miles de artesanos, devotos de todo el país y unos 500 brujos aymaras.

0 vistas

Subscríbete a nuestra Newsletter

  • White Facebook Icon

Contacto: fguglielmi@in-bolivia.com

© 2019 INBOLIVIA SRL